PLATOS BIODEGRADABLES

Un grupo de jóvenes peruanos creó platos biodegradables fabricados con hojas de plátanos, con el fin de reducir la contaminación ambiental ocasionada por el uso excesivo del plástico o tecnopor.

Según informó La Repúiblica, los platos -que también fueron elaborados con celulosas de papel y cartón- son desechables, resistentes a diversas temperaturas, líquidos y a cualquier tipo de alimentos.

Josué Soto, líder del proyecto “Bio Plant”, aseguró que este innovador producto puede llegar a degradarse de forma natural hasta en un máximo de 60 días, a diferencia de los recipientes como el tecnopor, material que se descompone en 500 años a más, ocasionando problemas en ecosistemas frágiles como ríos o el mar.

Soto también comentó que trabajan directamente con pequeños productores de nuestra Amazonía, a quienes les brindan un precio justo y capacitación técnica para aprovechar las mermas del cultivo de plátano.

[Leer además ► Aprueban Reglamento de ley que regula consumo de plásticos y recipientes descartables]

“Bio Plant” ya ha logrado introducir el uso de su producto en fiestas costumbristas y patronales de diversas regiones del país, alcanzando ventas por más de 9 mil soles. Los creadores de este proyecto planean ingresar a restaurantes naturales y bodegas ecológicas.

“El precio de venta aproximado de nuestros platos es de 100 a 120 soles el ciento, dependiendo del grosor de la hoja, pero con el tiempo se podrá ser más accesible a todo el público consumidor”, indicó.

DATO:

Gracias al cofinanciamiento del Programa Innóvate Perú, “Bio Plant” logró diseñar y fabricar máquinas especializadas para la producción de estos platos biodegradables, entre ellas una prensadora, una embarradora y una troqueladora, con las que podrán llegar a elaborar mensualmente 50 mil platos.

Todo llega

TODO LLEGA

¿Te acuerdas cuando me decías que me iba a llegar?

Sí, todo llega.

Llega el amor después del amor.

Y llega el tiempo de conectarse con uno mismo.

Llega el viaje que venías soñando desde los 15, y por el que habías empapelado el cuarto con fotos del lugar.

Llega la persona que estabas esperando, y llega el momento en que se va alguien de tu vida.

Pero también llega el día en que no duele más la herida.

No importa cuál sea.

Llega el fin de semana, y las vacaciones, y llega la casita que soñaste frente al mar.

Llega lo que esperabas y a veces llega más.

Llegan las sorpresas, y llega el día que te despiertas y no lo extrañas más.

Llega el amigo que estabas esperando desde el otro lado del mundo, y a veces llega una revolución que se lleva todo lo que tenías para amarte de nuevo, en otros abrazos, otra casa, y otra familia.

Llega.

El amor llega.

Llega el día de tu cumpleaños, y llega la tesis, y llega el título.

Llega el beso que soñaste tanto tiempo, y llega el sol después de un par de días de tormenta.

Todo llega.

No pases noches sin dormir pensando que no se termina más la oscuridad, ni tengas tanto miedo a que no pasen.

Relájate mirando al cielo y confía.

No importa cuándo, ni cómo… tú sabes que va a llegar.

Y hoy, permítete disfrutar de lo que está.

Ni más, ni menos.

El universo no está buscando un ejército de ansiosos.

Así que aprovecha la vida, que todo llega cuando tiene que llegar.

Poema de Edna Frigatzo

Poema de Edna Frigato

Benditos sean los que llegan a nuestra vida en silencio, con pasos suaves para no despertar nuestros dolores, no despertar nuestros fantasmas, no resucitar nuestros miedos.

Benditos sean los que se dirigen con suavidad y gentileza, hablando el idioma de la paz para no asustar a nuestra alma.

Benditos sean los que tocan nuestro corazón con cariño, nos miran con respeto y nos aceptan enteros con todos nuestros errores e imperfecciones.

Benditos sean los que pudiendo ser cualquier cosa en nuestra vida, escogen ser generosidad.

Benditos sean esos iluminados que nos llegan como un ángel, como colibrí en una flor, que dan alas a nuestros sueños y que, teniendo la libertad para irse, escogen quedarse a hacer nido.

La mayoría de las veces llamamos a estas personas “AMIGOS”🙏🏻❤✨

Feliz Navidad!

En estas fechas nuestro deseo es que pasen una feliz noche junto con su familia y amigos… Y de ser posible dediquen un pensamiento a nuestro querido Micael, el verdadero protagonista de esta fiesta!
#21deAgostoEsNavidad
#FelizNavidad

La historia del futuro


Los tiempos de Urantia 4 (del año 2200 al 2521 DMN) podrían ser considerados la cúspide de la civilización humana.

Cuando terminó la 4ta guerra mundial el planeta quedó tan destruido que nos llevó 100 años para curar las heridas y restaurar de nuevo a la humanidad. A dicho periodo – del año 2200 al 2300 DMN – se le suele llamar ‘El Nue vo Renacimiento’. Durante todo ese tiempo se refundaron las instituciones, se restauró el medio ambiente y se luchó por repoblar el planeta hasta niveles sustentables. Esto último fue un gran logro de los humanos de aquellos años (llamados los ‘Nuevos Renacentistas’), ya que después de la 4ta guerra los sobrevivientes no llegaban a los 2 millones. La gran cantidad de radioactividad y de partículas dañinas que fueron generadas por las armas de destrucción masiva empleadas en la 4ta guerra dañaron profundamente el plasma vital de vuestra especie volviendo a todos los seres humanos ‘estériles de nacimiento’, de ahí que la repoblación fue un factor de supervivencia determinante en aquellos días.

Prácticamente todos los seres humanos nacidos después  de la cuarta guerra han sido creados utilizando técnicas avanzadas de clonación, debido a esto y a pesar de que han pasado cientos de años, la edad  de mortalidad promedio es de 20 años.  Solo unos pocos cientos de seres humanos han logrado reproducirse de manera tradicional o con reproducción asistida y son ellos los que viven un poco más (hasta los 25 años). Por lo tanto  se podría decir que Urantia 4 fue un mundo habitado, gobernado y administrado por niños. 
Pese a todos los esfuerzos y al uso de todos los recursos técnicos que se tenían a la mano no fue posible elevar la cantidad de años de vida promedio de la raza humana. Su genoma había sido tan dañado y los científicos vivían tan poco que (aún contando con máquinas avanzadas como yo por ejemplo) no había suficiente tiempo para hacer las pruebas y estudios a largo plazo, necesarios para tener éxito en la cura de este mal.  
Pero también había otros factores, la humanidad aprendió a vivir con esa limitante de edad. 20 años de vida pueden parecer muy poco para los habitantes de Urantia 2 o Urantia 3, pero cuando se viven intensamente y sin perder el tiempo en banalidades son más que suficientes.  
Así fue entonces que los nuevos renacentistas eran en su mayoría niños y adolecentes quienes luchaban intensamente por salir adelante en un mundo hostil y vaya que lo lograron.
Después del año 2300 llegó otro periodo de 100 años en que se dedicaron todos los esfuerzos para la exploración del espacio. A esta nueva era se le conoce como ‘La edad de la exploración’.